de perfil

El perfil de equilibrio de un río es el estado estacionario (o estado de equilibrio dinámico) de un curso fluvial, en el que el perfil longitudinal de éste no cambia su forma en el tiempo. Los perfiles longitudinales de equilibrio de los ríos tienen una forma cóncava, con mayor pendiente en la parte alta del río y más suave en la baja. El punto final, el más bajo, se denomina nivel de base. El perfil de equilibrio se entiende como un equilibrio entre la capacidad erosiva del río sobre su cauce y la resistencia al rozamiento entre el agua y el sustrato. Los factores que condicionan este perfil son la capacidad de erosión y transporte de sedimentos de la corriente de agua, que estarán en función de su caudal. A mayor caudal el río necesita menos pendiente para erosionar y transportar, y como aguas abajo el cauce de un río suele ser más ancho y profundo (aumenta el caudal) y disminuye el tamaño del sedimento transportado, la pendiente es cada vez menor. Cuando el río alcanza su perfil de equilibrio solo puede vencer el rozamiento y deja de tener capacidad erosiva. Si no hay factores que alteren el relieve de la cuenca hidrográfica o el nivel de base, todo río tiene tendencia a alcanzar su perfil de equilibrio mediante procesos de erosión remontante o sedimentación en cada tramo que aun no lo haya alcanzado.[1]
Los ríos pueden atravesar zonas con rocas muy resistentes a la erosión, barreras litológicas, que actúan como niveles de base secundarios, definiendo tramos en su perfil longitudinal, y retardan el que el río alcance su perfil de equilibrio.[1]

View More On Wikipedia.org
Arriba